En tu trabajo ¿cueces o enriqueces?

En tu trabajo ¿cueces o enriqueces?

Estas Navidades me hice socia de Cruz Roja. El captador de socios llamó a mi puerta y me decidí en ese mismo momento. Una vez cumplimentado el cuestionario, el captador me devolvió una copia y en el lado anverso del formulario, escribió “Muchas gracias por hacer un mundo mejor”. Ese detalle me sorprendió gratamente por no ser nada común y me dio qué pensar acerca de las motivaciones de este chico a la hora de realizar su trabajo. Está claro que para él, su trabajo en Cruz Roja no es captar socios (aunque le hayan contratado para tal fin) pero para él, la finalidad de su trabajo es cambiar el mundo. Esta persona no capta socios, esta persona hace un mundo mejor.

Todos conocemos el cuento de los dos albañiles que están poniendo ladrillos. A uno se le nota contento, el otro está enfadado. Cuando le preguntamos a este último – ¿En qué trabajas? Su respuesta es – “pongo ladrillos” En cambio, si preguntamos al que está contento, – y tu ¿en que trabajas? Su respuesta es algo así como “estoy construyendo un colegio para que los niños de mi comunidad puedan tener acceso a una educación”. Este albañil no se limitaba a ver el árbol, sino que era capaz de ver el bosque.

Hazte estas preguntas ¿En qué trabajas? ¿Cuál es la finalidad de tu trabajo? Es posible que hayas respondido que trabajas por dinero, lo cual tiene su lógica y es cierto. Pero has de ir más allá, el dinero no es la finalidad, nunca lo es. El dinero es un medio. Para el chico de la Cruz Roja, es un medio para hacer un lugar mejor en el mundo. Así que, conocer el objetivo último de tu trabajo te va a aportar una visión más amplia e interesante de lo que haces. Se trata de cambiar la percepción e interpretación que le das a tus tareas diarias. Si logras ser consciente de esto verás que los beneficios son muchos e inmediatos:

  • Reencontrarte con la motivación laboral que quizás habías perdido
  • Percibir que tu trabajo forma parte de algo más grande
  • Identificar el valor que estás aportando con tu trabajo a la sociedad
  • Evaluar si el valor que estás aportando con tu trabajo está en línea con tus valores personales
  • Tomar decisiones respecto a un posible cambio laboral
  • Aumentar la creatividad aportando a  a tu trabajo nuevas ideas
  • Hacer los cambios y reajustes necesarios para cumplir con el objetivo
Pero sobre todo, lo que te va a aportar el vivir siendo consciente de cual es el objetivo final de tu trabajo, va a ser  bienestar, felicidad y salud.
Porque vivir en coherencia también es salud y eso también se trabaja en coaching de la salud.
¡Gracias como siempre por leerme y feliz hoy!
Laura (Psicóloga y Coach salud)
www.coachmemadrid.com
www.coachingdelasalud.com
ww

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*